Tener democracia no implica tener libertad política


“… Como en las democracias parece que el pueblo hace más o menos lo que quiere, se ha puesto la libertad en este tipo de gobierno, y se ha confundido el poder del pueblo con la libertad del pueblo…” explicó Montesquieu. La libertad era, en realidad, el derecho de hacer todo lo que las Leyes permiten, sin sufrir represalias. Por ejemplo, el derecho  de criticar al Estado sin que el Presidente, en plena Cadena Nacional, envíe la orden a AFIP de investigarme.

Según el francés, a la hora de garantizar la libertad política, no importaba tanto la forma de gobierno como la prudencia de quien ejercía la autoridad y esta se podía alcanzar artificialmente enfrentando al poder con el poder, con independencia de la virtud del individuo.

Llegamos así al legado imperecedero de Montesquieu: la división de poderes, dogma político por excelencia, consagrado de forma solemne en el artículo 16 de la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (1789) y… violado sistemáticamente en la república Argentina.

Lo que busqué en estas escasas palabras fue recordar algo trascendental a la hora de observarnos como República: Libertad Política y democracia no son sinónimos, para que la segunda incluya a la primera debemos luchar por un respeto concreto y efectivo a las instituciones.

.


.

Explore posts in the same categories: Otras hierbas

16 comentarios en “Tener democracia no implica tener libertad política”

  1. Gerardo Says:

    Hola Kali. Quería hacer una sola referencia en relación a la “división de poderes” que tanto se le atribuye a Montesquieu, ya que no es así. Su construcción fue el sistema de frenos y contrapesos del poder, que es uno solo, y no son tres, que no se divide, sino que se instaura en un sistema donde diferentes instituciones funcionan de tal forma que mantienen una armonía. La teoría. Es de frenos y contrapesos de un solo poder, no existe tal “división de poderes”. Tampoco concuerdo con que la libertad, sea poder realizar todo lo que permitan las leyes sin sufrir represalias, respuestas, contraataques, o como quiera llamar cada cual según su interpretación al acto de un gobernante. La concepción de esa libertad es falsa, porque encuadra en parcelas bien definidas las acciones de los hombres, cosa que tampoco es cierta, ya que la interferencia, por más que sea el ejercicio de un acto lícito, es propio de la convivencia, y genera conflicto de intereses, siempre. Un saludo.


  2. Excelente reflexión. Gracias. La compartiré citando su fuente.
    Te lo vuelvo a repetir: Esta es la kalipolis que me gusta. No la de twitter.

  3. El Peor Says:

    Democracia es una forma de elegir un gobierno. República es la forma de ese gobierno. La república es una de las formas de gobierno que garantiza la libertad. En tanto y en cuanto no haya división de poderes no habrá libertad en argentina. Poder elegir al carcelero no te hace más libre.


  4. Algo que siempre me llamó la atención, y que no sé si tiene mucho que ver con esto, es cómo los artículos 39 de Iniciativa popular y 40 de consulta popular de la Constitución Nacional, sobre todo, son tan poco usados.
    Tantas medidas que se toman, y el pueblo no puede decir nada, no hace nada. Están vigentes desde 1994 y desde entonces, muy pocas veces escuché que se los utilizara. ¿Dónde están la voz y el voto del pueblo realmente?
    Saludos y muy buen artículo!


    • Marcos: Los artículos que vos mencionas son “olvidados” porque muchas de las leyes que deberían ir a consulta popular, no pasarían nunca por el tamiz de la gente.

      ¿Te imaginas que el grueso de la población habría aceptado que senadores y diputados se aumentaran el sueldo un 150% sin mediar ninguna justificación?

      Por otro lado, mientras se siga prefiriendo gobernar con decretos “de necesidad y urgencia” para dirimir cuestiones que no son para nada urgentes ni necesarias, el congreso carece de justificación, así como la división de poderes y, en definitiva, el sistema político mismo.

      Saludos

      J.


  5. Vale para Paraguay también, sobre todo, en estas tristes épocas de golpes de Estado parlamentarios. Ya no hacen falta los militares para tumbar las instituciones. Con el legado civil que nos dejaron, junto con el neoliberalismo económico, alcanza. Saludos, se puede estar de acuerdo o no, pero siempre es muy bueno lo tuyo Luciana.


  6. Kali: tengo algunas diferencias conceptuales con tu escrito.
    En principio, porque interpreto que la libertad es una condición inherente al ser humano y a la que solo se le puede imponer algún tipo de restricción cuando entra en colisión con la libertad de otro/s individuo/s.
    Sobre esta base, la democracia es una de las construcciones colectivas que permite que el poder de decisión del pueblo se oriente en base a lo que elige la mayoría, pero la democracia no puede incluir a la libertad política porque, según mi punto de vista, la libertad política es una de las bases que sustentan la democracia. No hay posibilidad de democracia que “incluya” la libertad política porque sin libertad política no se puede construir democracia.
    La República termina siendo el resultado del ejercicio de la libertad (política y otras), y que por intermedio de la democracia, establece el conjunto de leyes que regula la efectiva convivencia y la igualdad, fundamental, esta última, para que el sistema no tenga desviaciones que le confieran menores restricciones a la libertad de algunos y mayores a otros.

    A partir de aquí, y bajando de las nubes al caso concreto, lo trascendental en una República es la educación que permita apreciar los actos contrarios a la misma, las violaciones a las libertades individuales, como la de opinión, con respuestas abusivas y desproporcionadas de parte de los representantes del pueblo.
    Y bien digo respuesta abusiva y desproporcionada porque la libertad de opinión no fue violada, aunque, lamentablemente, dicha respuesta tiene por objeto restringir dicha libertad por imperio del miedo.
    Lo peor del caso es que, cuando estas respuestas se dan en el contexto de la transferencia de poder sin cuestionamientos al gobierno, hasta se terminan justificando las violaciones a la libertad.
    En este link de mi blog, http://blog.salinas.com.ar/2008/02/01/peligroso/ , un dibujo de Quino muestra claramente que eso es peligroso.
    Lo que nos queda como tarea es educar, mostrar el peligro para las personas e instituciones que implica que estas actitudes represivas y, por supuesto, indicar que la libertad, la democracia y la república, ponen a nuestra disposición el mecanismo para evitarlo cada una cierta cantidad de tiempo.
    Que si bien sería mucho mas interesante que se pudiera quitar rigidez a ese tiempo, usando, por ejemplo, mecanismos de revocatoria de mandato. Pero eso ya llegará cuando tengamos un gobierno que promueva el cambio de la democracia representativa a la participativa, mientras la ciencia y la tecnología nos van allanando el camino hacia la democracia directa.
    Saludos

  7. Alberto Callegari Says:

    Una vez más no puedo no estar de acuerdo con vos. Sucede que la constate y creciente tergiversación de temas y valores fogoneada desde el poder produce un aletargamiento, un acostumbramiento a hechos y situaciones que, al ser alertadas, despiertan en los “aletargados” una reacción hasta violenta, de descalificación. Claramete, como vos expusiste, en la Argentina de hoy no existe una real libertad política y por democracia se entienden otras cosas, emparentadas con el vía libre para que cada uno crea que puede hacer lo que se “le canta” más allá de los derecho del otro. Yo diría que en esta Argentina de hoy, se vive y respira la “dictadura del partido único”, o de la “única voz”. Traducción: El “relato”. Beso y muy buenos tus aportes.

  8. cintia martinez Says:

    desde mi punto de vista en la Argentina no existe un estado democratico porque la ley 8871obliga a la persona a votar. ¿entonces donde queda la libertad de elección del ciudadano?, no hay libertad cuando se obliga, el ciudadano debiera elegir en forma voluntaria (y no obligado) a quienes administraran el pais, creo que el voto debiera ser universal, secreto y optativo. Tampoco creo que sea federal, sino un gobierno centralizado desde Bs As , es decir unitario

  9. nezquik Says:

    me parece que el presidente tiene todo el derecho de criticarte en cadena nacional y no deberias temerle a la afip si tenes todo en regla, esto tambien entra dentro de “hacer todo lo q la ley no prohibe”

  10. nezquik Says:

    después tambien creo que hablar de libertad natural o inherente a la condición humana es MUY dificil de justificar, ya que si un chico no aprende a hablar por una coacción de sus padres o tutores, poco acceso tiene al mundo de la cultura y la sociedad como las conocemos. la libertad SE CONSTRUYE.
    Para mi, por ejemplo, la libertad de empresa sirve para poco y nada, y genera muchos más problemas de los que resuelve.
    La gente debe tener la libertad de hacer lo q quiere, dedicarse a lo q lo haga feliz, pero las empresas son entelequias completamente arbitrarias de cierto momento de la humanidad. la libertad de prensa por ejemplo tambien es incompleta y discutible y se problematiza ahora con la nocion de derecho a la información, que me parece mucho mas relevante, ya que el mercado ahoga a la supuesta libertad de prensa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: