El día que el Pato Donald fue Nazi


Con ustedes un corto de 1942, ganador del premio Oscar …. #NoComenT

.

.

Explore posts in the same categories: Historia Contemporánea

14 comentarios en “El día que el Pato Donald fue Nazi”

  1. Mario Says:

    muy buen hallazgo, lo del premio que gano tampoco lo sabia. Saludos

  2. Alberto Says:

    Muy buen material! Me gustó el Blog en gral. tmb, muchas cosas interesantes.

  3. pablo Says:

    muy bueno!!!

  4. @JuanMtnJ Says:

    Lo visten de Nazi pero nunca un pantalon. Pobre Donald.

  5. @marianofain Says:

    Este material demuestra que Goebbels no era el único propagandista

  6. Javier Says:

    Me cuesta creer que sea verdadero, aunque siempre se rumoreó del antisemitismo de don Walt. ¿Si lo curan y descongelan, intentará ser el 4° Reich?

  7. andres2099 Says:

    Ese mismo dibujo animado lo había visto hace unos meses haciendo zapping por tv. En ese momento me causó muchísimo asombro y recién ahora me entero que era de 1942.

    Me quedé pensado, y me parece imposible que hoy en día se haga un corto similar. Si bien es cierto que en su aspecto general la caricatura denuncia al régimen nazi y contiene un apoyo al esfuerzo de guerra estadounidense, hilando más fino la cuestión no es tan clara. Los mensajes subliminales se encuentran cuando uno fragmenta la secuencia completa y deja de tomar a las partes como integrantes de un todo articulado y coherente. Es decir, cuando se analiza cada elemento aislado de su contexto. Un semiólogo seguramente daría fe de lo que digo. Presten atención a esto:

    1) el 95 % del tiempo el Pato Donald se muestra como nazi.

    2) el desfile nazi es mostrado como algo alegre y simpático, al igual que los personajes que representan a Goring, Mussolini, etc.

    3) la canción que cantan los nazis es muy pegadiza y el espectador tiene la tendencia a repetirla.

    4) el Pato Donald, quien es el protagonista principal, realizó el saludo nazi varias veces.

    5) en la escena final se confunde el saludo nazi con uno de los mayores emblemas estadounidenses: la estatua de la libertad. Se puede dar a entender que el lado oscuro de EE.UU. (la sombra que proyecta la estatua de la libertad) es algo similar al nazismo.

    Hoy en día la industria del entretenimiento yanqui tiene mucho más cuidado de incurrir en esos “dobles mensajes”. Es muy difícil que un personaje popular (llámese Superman, Batman, etc.) aunque sea en un sueño esté relacionado con símbolos nazis.

    Yo creo que el tabú del nazismo se fue acrecentando con el correr de los años y por eso el corto de 1942 resulta tan extraño y hoy no podría elaborarse otro similar. Todo aquello que de alguna forma u otra implique no mostrar al nazismo como el peor mal de la historia de la humanidad tiende a ser censurado. Esto no sólo ocurre en las películas sino también en los libros. Últimamente unos pocos autores anglosajones han comparado las atrocidades nazis con las soviéticas. Ni siquiera en el mundo angloparlante este tipo de “revisionismo” tuvo demasiada recepción, y por ahora se prefiere que el papel de “malo” lo sigan llevando en solitario los nazis.

    Sin perjuicio que los nazis hicieron méritos más que suficientes para adquirir el “physique du role” del personaje que le quieren asignar los yanquis, el tabú va mucho más allá y muchas veces niega o minimiza hechos importantes por la sola razón de que podrían relativizar la versión oficial maniquea generalmente aceptada de la 2gm.

    Para mí, la función del tabú es fortalecer el rol de EE.UU. como gendarme del mundo y guardián de la “democracia”. Como si se tratara de un mito o un rito de paso, EE.UU. derrotó y asesinó al monstruo nazi que quería devorar al planeta, y consecuentemente se ganó el derecho a participar en los destinos de la golpeada y liberada comunidad internacional que le debe gratitud eterna. Así, por un lado EE.UU. se posiciona como el desinteresado salvador de la humanidad, y los nazis como los demonios que contradicen “el modo de vida americano” y son hostiles al resto del mundo.

    Noten que cada vez que EE.UU. tiene un conflicto internacional se acusa a su adversario de “nazi”. De esta manera se pretende ubicar simbólicamente la controversia en los compartimentos maniqueos de la 2gm, y fortalecer la postura estadounidense. Igualmente, estas estrategias no sólo son utilizadas por EE.UU., sino también por políticos de todas las ideologías y de todos los países. Salvando las distancias, el ejemplo argentino sería el de los militares del proceso. ¿Se imaginan a Patoruzito marchando en un desfile castrense junto a Videla y cantando una canción divertida?.

  8. peter Says:

    Muy buen corto. Coincido plenamente con andres2099. En la actualidad, tranquilamente se podría aplicar el concepto de este corto a la inversa, el pato donald trabajando en una de la tantas fatorias que tiene EEUU en los paises de 3er mundistas donde se esclaviza y abusa de sus trabajadores.

  9. Maximo Says:

    Pero en realidad, ganó un oscar por que en forma de historieta mostro lo que era el regimen nazi, fue una farsa. Seria como pensar que cuando Chaplin hizo El gran dictador tb hacia propaganda pro-nazi.

    • kalipolis Says:

      La idea es jugar con un titular que llame, igual es un nacionalismo aterrante el yanqui en este video, y bastante desagradable.

      • Maximo Says:

        Y si. Todos los nacionalismos son medio complicados. Por que en nombre de ellos, se justifica cualquier cosa.
        Saludos.

  10. Pablorrr Says:

    Muy bueno!!, te lo robo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: