Las raíces autoritarias de los argentinos


En su análisis sobre el carácter de nuestro pensamiento y comportamiento  político, José Luis Romero ubica el origen del autoritarismo nacional durante la colonia, específicamente bajo el reinado de los Austrias.

Así, en el campo “…la llanura creó en los que la poblaron una singular psicología. En constante peligro por el asecho de las tribus indígenas no incorporadas, lejos de la ciudad y de toda vigilancia estatal, forzados en consecuencia a bastarse a sí mismos, tanto el colonizador que residía en ella como la peonada criollo-mestiza y aún indígena aquerenciado, adquirieron un aire bárbaro, como de quien vive en Estado de Naturaleza. Sólo la fuerza individual aseguraba el uso legítimo del derecho y aún la conservación de la vida. El propietario se hacía despótico y cobraba un auténtico ascendiente (…) Nada se imponía a su prepotencia, porque la acción del Estado apenas llegaba hasta él…”.

Mientras, en la ciudad ni la autoridad real podía contra la miseria y el hambre, contra la codicia y la irritación que causaba la falta de fortuna para aquél que había venido a América a enriquecerse. “… Autoritario en su concepción política y autoritario en su concepción familiar, el español violaba las leyes que coaccionaban sus apetitos, con audacia aunque con la máscara de la sumisión…”.

Finalmente para Romero existe de una tercera matriz que sirvió de base a nuestro espíritu autoritario: la Iglesia. Por entonces una institución tan poderosa como los propios organismos estatales y probablemente mejor organizada (agregamos nosotros), el poder eclesiástico era tal que se suscitaron con frecuencia conflictos jurisdiccionales.  El punto es que durante los dos primeros siglos de la Colonia, no hubo otra forma de pensamiento más que la ortodoxia católica, el autor lo señala como una “dictadura espiritual”.

De esta manera, en la base primigenia de nuestro pueblo nos encontramos con la formación de un espíritu autoritario en todas las esferas de la vida social; junto a este se conservó, en las masas populares, ese simplismo político que subyace en el fondo de las concepciones autoritarias y sirvió de plataforma a hombres como Rosas. Creo ver en esto cierta explicación a la tendencia argentina de naturalizar los atropellos a la libertad y a la Constitución Nacional.

Explore posts in the same categories: Historia Argentina

6 comentarios en “Las raíces autoritarias de los argentinos”

  1. @_feliciani Says:

    Este post es un tiro por elevación al kirchnerismo y al Peronismo, por supuesto.


  2. Me parece que habría que incluir el caudillismo español de la época de la Reconquista y el estilo “poco democrático” del régimen de Cabildos. Digo “poco democrático” con los ajustes de la época, pero hay que tener presente que la democracia en España se impuso después de la caída de la dictadura de Franco. La cultura española no es muy democratica que dijamos y su estilo paternalista y autoritario se refleja bien en la “cultura política peronista”

  3. Andrés Says:

    Yo ubicaría como la “gran” causa del espíritu violento a las desigualdades sociales, que parece estar incluida en el post como parte de la segunda matriz.

    Sobre la lucha contra los indios, habría que buscar otros casos en América como para hacer un análisis comparado. Tradicionalmente se dice que EE.UU. es uno de los países mas “respetuosos de la legalidad” y con mayor “seguridad jurídica”, sin embargo en el siglo XIX los anglosajones mantuvieron infinidad de conflictos armados con los pobladores originarios.

    El resto de las explicaciones parecen ser “culturalistas”, y hacen referencia a cierto verticalismo y/o paternalismo de la mayor parte de las instituciones, ya sean familiares, religiosas o estatales. Esta causa yo la veo íntimamente relacionada con las estructuras económicas básicas. Cuando una persona no puede alcanzar sus aspiraciones o se ve frustrada, por lo general retorna a sus modos de actuar infantiles. Con las sociedades sucede lo mismo. Si un grupo social no puede alcanzar cierta modernidad económica es natural que culturalmente siga aferrado a instituciones primitivas como el patriarcado más rígido.

    Acá nos encontramos frente al dilema del huevo o la gallina: economicismo versus culturalismo. ¿Las estrucutras económicas determinan las formas culturales o viceversa?. Yo me inclinaría por la primera opción. Pero de lo que estoy seguro es que como mínimo ambos factores se retroalimentan.

  4. Natalia Says:

    O SEA, SIEMPRE ESTUVIMOS A LA DERIVA… INTENTANDO SUBSISTIR EN UNA SOCIEDAD DESIGUAL, SIN INSTITUCIONES QUE SIRVAN AL PUEBLO TRABAJADOR… SIEMPRE ESTUVIMOS ENTRE LA CIVILIZACIÓN Y LA BARBARIE

  5. Gerardo Badoglio Says:

    Excelente. Como no podía ser de otra forma!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: