El curioso caso de Hans Cristian Andersen


Como tantos, Hans Cristian Andersen ansiaba la inmortalidad y en cierta forma la alcanzó a través de un centenar de cuentos que poblaron nuestra infancia. Tristemente el autor de clásicos como “La Sirenita”, “El Soldadito de Plomo” y “El Patito Feo” reflejó en sus célebres historias las frustraciones de una desdichada existencia, someramente detallada a continuación.

Por empezar, la familia de Hans era tan humilde que el padre fabricó su cuna con restos de un ataúd (buena excusa, pero no hay pobreza que justifique tamaña maldad). Contra todos los pronósticos, aquel mísero zapatero fue un excelente padre que embelleció en algo la vida del desdichado Hans y que, por supuesto… murió joven.

Huérfano a los 11 años, el pequeño tuvo que abandonar la escuela para ayudar a mantener el hogar. Tres años después su madre (prostituta de profesión) volvió a casarse, por lo que nuestro protagonista decidió darle un nuevo rumbo a su vida. Así, entre sus escasas pertenencias empacó cuantiosas ilusiones y se marchó.

No logró concretar el sueño de ser actor, pero terminó siendo protegido por allegados a la Corona danesa lo que le permitió terminar sus estudios. En la escuela, Andersen destacó mucho: era el más extraño, el más feo y doblaba en edad a sus compañeros. Fueron años muy duros.

Concluidos los estudios, sus poemas y cuentos ya eran reconocidos por los intelectuales de la ciudad y a partir de 1833 pudo viajar por Europa con ayuda de la Corona. De esta forma conoció a Franz Liszt, Mendelssohn y a Charles Dickens. Particularmente interesante fue su encuentro con este último. Tras diez años de una fluida relación epistolar, Charles lo invitó a pasar unos días a su casa. La visita se prolongó y cuando finalmente Hans se fue, Dickens colocó una placa en su casa que decía: “Hans Cristian Andersen durmió en esta habitación durante cinco semanas que a la familia le parecieron siglos”. Sucede que el danés tenía ataques de llanto e histeria demandando la atención de todos.

Bien, vayamos ahora a lo que todos se estarán preguntando: ¿era gay? Algunos biógrafos afirman que sufrió toda su vida de “homosexualidad no asumida”. No obstante, declaró su amor a algunas mujeres que, desde luego, lo rechazaron. Una de estas fue Jenny Lind, cantante sueca a quien dedicó el cuento “El Ruiseñor” (1843). Todas las noches, Hans pintaba en recortables de papel vestidos para ella y ataviaba a sus muñecas como si se tratara de Jenny. Seguimos sin comprender cómo la sueca lo dejó escapar…

En 1872 comenzó con los padecimientos de un cáncer de hígado, sucumbiendo en 1873  a los 70 años. Cuando murió, guardaba consigo una carta de amor. Su último deseo fue que nadie la leyera. Lamentablemente, eran épocas en las que se respetaba la última voluntad de un muerto y jamás sabremos para quien era.

Más allá de todo, la vida de Andersen debe ser vista como un ejemplo de resiliencia y superación personal. La historia de un niño  que criado en la prostitución de su madre, la indigencia cotidiana, el abandono y la orfandad precoz logró doblegar su destino, librándose de una segura existencia miserable.

.

Hans Christian Andersen

Hans Christian Andersen

.

Explore posts in the same categories: Notas

15 comentarios en “El curioso caso de Hans Cristian Andersen”


  1. Excelente! Como siempre.

  2. Anita Says:

    Luciana, llegue a tu blog por medio de Twitter. Me encanta como escribís y las historias que contar, sos la profesora que me hubiera encantado tener. Besos, grossa!!

  3. Emiliano Says:

    La verdad que cada día narras mejor, y me encanta. Ahora, con ánimo de crítica constructiva, ¿de dónde sacaste esto: “Bien, vayamos ahora a lo que todos se estarán preguntando: ¿era gay?”? ¡Estabas escribiendo sobre un tipo que casi nadie conoce, no sobre Polino!

    • kalipolis Says:

      Me parece que se me fue la mano ahi … vos decis? Creo q me estoy volviendo poco seria … no se si voy por el buen camino .. que decis?

      • Lucio Says:

        el buen camino se juzga por el lugar al que queres llegar.. todo camino pasa primero por donde no quiere para llegar a su destino.. digo.. si te pasas de la raya diciendo “vayamos a lo que se estaran preguntando, era gay??” no importa porque lo importante es que dentro de unos años.. tal vez encuentre un best seller tuyo y diga… no lo compro mejor le pido que me mande una copia….
        Abrazo Lu…

  4. Bradamante Says:

    Muy lindo post, Luciana. No sabremos si era gay, pero no hay duda de que el patito feo era Hans, por historia y porque parece que de veras era un tipo horrible; hasta hacían caricaturas de su perfil. Amo este cuento y los de hadas de Andersen y los leemos con mi hijo (7). La experiencia del miedo a través del cuento infantil es una gimnasia para enfrentar y poner en palabra los terrores de la vida real.

  5. shinigami Says:

    Excelente, eres muy buena genial😀

  6. CB Says:

    Muy simpática la nota. Andersen fue sin duda el mayor escritor de cuentos infantiles, y una personalidad compleja y rica. Como curiosidad para aportar, muchos críticos literarios y biógrafos consideran que El Patito feo es un relato claramente autobiográfico, en el cual una de sus frases (Poco importa que se nazca en el corral de los patos, siempre que uno salga de un huevo de cisne) alimenta una hipótesis acerca de un supuesto origen nobiliario oculto, que justificaría el apoyo de personajes influyentes de Dinamarca sobre él. Desde joven también mostró su sensibilidad como cantante lírico, y esa fue otra de sus frustraciones.

  7. Gabriel Says:

    Hola Kalipolis, primera vez que te leo… temas interesantes sin duda pero no coincido con algunas lecturas que haces de los hechos…

    “no hay pobreza que justifique tamaña maldad”

    No me parece que sea una maldad, si lo hizo con un ataúd me imagino que fue porque no tenia muchas opciones mas… no creo que lo haya elegido por convicción… y no es una “maldad”, tal vez un poco raro por lo que simboliza el ataúd… pero siguen siendo pedazos de madera…

    “Lamentablemente, eran épocas en las que se respetaba la última voluntad de un muerto y jamás sabremos para quien era”

    Lamentablemente no sabemos que dice la carta, pero no me parece lamentable que se respete la ultima voluntad de un muerto, por lo cual estoy de acuerdo con que se haya cumplido lo que pidió.

    “La historia de un niño que criado en la prostitución de su madre…”
    el no fue “criado en la prostitución”, tenia una madre que trabajaba de eso… y parece que lo dijeras como si fuese un determinante a priori de que una prostituta no puede educar, criar y querer a un hijo de la misma forma que una madre que se dedica a otra cosa…

    Solo eso.

    Saludos,
    Gabriel

    • kalipolis Says:

      Gracias Gabriel por tu aporte, en realidad seguramente no fueron muy alegres algunos de mis comentarios en la nota, sólo tenía la intención de sacar un poco de la estructura típica de una nota de historia, el ataud aparentemente estaba usado ( lo que no agregué por no tener confirmación del dato en otro lugar) y si el se fue a tan corta edad de su casa, supongo que en algo influyó su madre.

      Saludos

      Luciana

  8. Andres Says:

    Me gusto mucho el post, pero no concuerdo con la ultima frase; dificilmene su vida no haya sido miserable.
    Saludos


  9. Hola! A mi me gustó, da a conocer datos que uno no conocía, no solo de su infancia, sino también de su adultez y sus encuentros con Liszt y Mendelssohn, todos grosos de la época.
    Y sobre lo de su sexualidad, es algo común, y no es por discriminación ni nada de eso. Hoy en día, cuando no se vio a un hombre con una mujer, o no se le conocieron mujeres “estables”, aparece la preguntita en cuestión. Y creo que no digo nada nuevo.
    Y por otra parte, una pena lo de los amores no correspondidos. ¡Uno hasta se siente identificado!
    Un poco de subjetividad de vez en cuando no hace nada mal! Para eso existen los blogs, sino, sería solamente Wikipedia o Encarta y esos, si de objetividad hay que hablar.
    Muy buen artículo Lu, ¡Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: